La mejor forma de descargar series HD.

Hillbilly, una elegía rural

6.8
Hillbilly, una elegía rural Un estudiante de derecho en Yale vuelve a su pueblo de los Apalaches y reflexiona sobre la historia de su familia y sobre su futuro. Basada en la biografía del mismo título.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
HDRip Castellano 13/05/2022 1.97 GB 17 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto

Acción Aventura Fantasía Sin categoría
7.3

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto Will Turner y Elizabeth Swann se van a casar, pero ambos son hechos prisioneros por Lord Cutler Beckett y acusados de haber liberado al capitán Jack Sparrow. Para salvar su vida, Will tendrá que encontrar a Jack y conseguir su misteriosa brújula. Esta esconde un gran poder, además de la clave de una deuda de sangre del pirata con un temible y siniestro Davy Jones, el legendario capitán del barco fantasma Holandés Errante.

Sierra Burgess es una perdedora

Comedia Drama Romance Sin categoría
6.4

Sierra Burgess es una perdedora En el instituto, la inteligente Sierra se junta con una estudiante muy popular para seducir al chico que le gusta.

Anna: El peligro tiene nombre

Acción Sin categoría Suspense
6.5

Anna: El peligro tiene nombre Bajo la hipnotizante belleza de Anna Poliatova yace un secreto que le permite desatar una imparable agilidad y fuerza y convertirse en una de las asesinas más temidas por los gobiernos del mundo. Anna: El peligro tiene nombre Critica Fue en 1983 cuando Luc Besson saltó a la fama con su original “Kamikaze 1999 (El último combate)”, título español algo imposible y que más le hubiera beneficiado utilizar el original, “El último combate”. Desde entonces ha pasado de todo. Aciertos que, en su mayoría, en España pasaron casi desapercibidos, a fiascos que se han juntado con su creatividad más pobre o turbios asuntos personales de acoso sexual. Lo que es innegable es que audiovisualmente ha generado progresos para la industria no ya del cine francés, si no del cine en general. Aún recuerdo el haber asistido a una sala espectacular en Suiza para ver la versión del director de “El gran azul”, toda una experiencia para visionarla en pantalla gigante y con un sonido alucinante. Esa suntuosidad la continuó con uno de sus mayores éxitos, “Nikita, dura de matar”, de nuevo otro título que España pasa muy desapercibido pero que supone un pelotazo mundial, sobre todo en Estados Unidos, y cuya traducción “libre” con ese añadido en España no le beneficiaron. Prosiguió con una carrera que, comercialmente, iba emergiendo cada vez más hasta llegar a su mayor éxito de taquilla, “El quinto elemento”. Tras esa, en 1999 llegó “Juana de Arco”, su primer fiasco, y desde entonces, ha ido dando bandazos. Con “Lucy”, hace cinco años, volvió a hacer taquilla, aunque para mí sigue siendo su película más fallida de acción y más pretenciosa, y ahora se nos presenta con el palíndromo “Anna”, que es un mejunje extraído de varias películas de espías, aderezado con el autoplagio de “Nikita”. Es cierto que sus elecciones para los papeles principales, en un pasado recaían en parejas suyas y parecían encajar mejor en sus proyectos que ahora, en el que parece que no se ha utilizado el sentido común y responde a antojos. En el caso de Scarlett Johansson parecía menos llamativo pero esta, su último capricho, Sasha Luss, el personaje le queda grande. Y no es que su labor sea horrenda, pero una actriz experimentada le hubiera levantado la película en las escenas más necesarias. El casting, dicho sea de paso, es uno de sus puntos flacos, y el que haya seleccionado en un 90% a unos actores, en su mayoría con perilla, o barba algo imberbes, responde sobre todo a un “look” coyuntural más que a una necesidad. Porque “Anna”, sobre todo en su principio, es postiza, es un ejemplo de film “Fashion victim” al ser un festival de imbecilidades, de “modelis” que posan y van a fiestas “megachupis” en las que Besson da rienda suelta a un lesbianismo de cuarta y donde muestra su homofobia más caduca. Hasta el trabajo del espléndido Eric Serra en algunos de esos momentos parece que nos quiere transmitir ese halo que tenía el archiconocido trabajo de Francis Lai en “Bilitis” sin lograrlo. Las sesiones de fotos me parecen infinitamente mejores las de “Ojos”, luego rebautizada en algunos sitios como “Los ojos de Laura Mars”, de Irvin Kershner, que aunque cuenten con más años, tenían más gracia. La aportación de Helen Mirren tiene más peso en la trama, pero menos encanto, que la labor de Jeanne Moreau en “Nikita”. No se sabe porqué siendo rusa en la película, no habla ruso con los rusos. Además, su “look” de la KGB, nos recuerda más al Dustin Hoffman travestido de “Tootsie” combinado con el personaje animado de Edna 'E' Moda de “Los increíbles”. En resumen, no pasa de discreta, que era lo que se esperaba de ella, supongo, pero Mirren debería empezar a plantearse, ya que no posee extremas necesidades económicas, que el aceptar papeles sin relieve en películas de acción para que su nombre sirva como reclamo de “cierta calidad” al producto, no le ayuda. El decir sí a todo no siempre es bueno. Y ya ella por experiencia debería saberlo. Luc Besson dirige con fría corrección. Parece que en las (pocas) escenas de acción es cuando se estruja más los sesos, pero no basta. Creo que nadie mejor que él sabe que con un guión “chungo” poco se puede hacer para que todo salga bien, excepto para que se quede en lo que es, un pasatiempo para engullir palomitas, una más del montón. Y es que su guión es malo. Carece, como decíamos antes, de la pretenciosidad de “Lucy”, lo cual le ayuda, pero está “montada” para disimular su miles de defectos. Creo recordar que es de las películas que más saltos en el tiempo da, hasta casi hay que llevar calculadora para seguir los rótulos: tres meses antes, tres meses después, cuatro meses después, dos meses antes... y todo, porque como hemos dicho, su narración es fullera a más no poder. Al espectador se le va ocultando de todo para luego “sorprenderlo”, pero si se tiene doce años o menos y no se ha visto mucho cine, igual lo consigue. De ahí su insistencia en la violencia que se emplea, para que el producto parezca más adulto de lo que realmente es. Antes de pasar al “spoiler” advertir que “Anna” no es ni pésima pero tampoco ni siquiera pasable. Es una película más, como hemos dicho del montón, que no merece tampoco un análisis ni mayor ni serio. Besson ha hecho un producto que le sigue empequeñeciendo, y él sabrá si el seguir haciendo productos de este tipo le benefician, siempre y cuando al menos amortice, porque si no estos caprichos tampoco se los podrá costear.

Juegos salvajes

Drama Misterio Sin categoría Suspense
6.3

Juegos salvajes Sam Lombardo, un atractivo consejero de un instituto, es acusado de violación por una sexy y seductora alumna, hija de una importante mujer de la alta sociedad de Blue Bay, Florida. Cuando el sargento de la policía Ray Duquette comienza a investigar el caso, descubre que otra alumna también declara haber sido violada por el mismo hombre.

The Madness Inside Me

Sin categoría Suspense

The Madness Inside Me Madison Taylor (Merrin Dungey) es psiquiatra forense, pasa sus días entrevistando a presos y sus tardes con su esposo Jeremy. Cuando Jeremy es asesinado en una invasión de casa por Francis Tate (Devon Graye), su mundo comienza a volverse del revés.

Pandillas de Nueva York

Crimen Drama Historia Sin categoría
7.3

Pandillas de Nueva York New York City, 1863. Antes de la ciudad que conocemos hoy, llena de riqueza, poder y sueños infinitos, New York era un lugar diferente, una ciudad naciente donde el deseo por una vida mejor enfurecía a su gente y generaba violencia en las calles. Mientras la superviviencia del país se debatía en la Guerra Civil, un vasto y peligroso grupo de personas crecía en el bajo mundo. Pero en la joven y naciente ciudad, llegaba el momento de luchar contra los despiadados, contra la intolerancia y el miedo. Había llegado el momento del extraordinario valor de aquellos que impulsaron al borde de la lucha la libertad de futuras generaciones.   Pandillas de Nueva York Critica De todos es sabido que Scorsese lleva años ya dando bandazos sin saber muy bien a que juega, pero tampoco es una obra tan mala como algunos han criticado . Si no quieren ver a Scorsese, pues deténganse en ver a Daniel Day-Lewis. Mención especial merece este actor, cuyo personaje es sencillamente bestial. Hacia tiempo que no veía una interpretación tan arrasadora como la suya: la pelicula es él. Se come al resto de los actores. Sólo por él merece la pena pagar la entrada. La historia de amor de Dicaprio y la Diaz, innecesaria. La pelicula hubiera perdido metraje, ganado calado y consistencia y se habría desquitado del tufillo hollywoodiense barato. Aún así, se puede ver, entretiene.